Chicas Rockeras .com - a las chicas también nos gusta el Rock!

De musas a protagonistas: en la música también se conquistan espacios

Inicio > Categoria > CHICAS ROCKERS


De musas a protagonistas: en la música también se conquistan espacios

Las mujeres en el rock mexicano.

Una forma de comprobar la mutabilidad en la sociedad mexicana es en la música que produce. Tan solo de los sesentas a la actualidad, la juventud dejó de ser prescrita como obediente, para ser concebida como rebelde y desde los ochentas, la mujer dejó de ser musa, para ser protagonista de sus propias historias.

Y es que precisamente el éxito del rock en cualquier generación, desde los sesenta, se debe a que le habla a la juventud en su propio idioma: el cotidiano; desde su propia perspectiva: sus anhelos e incomprensiones y por supuesto, rechazando todo señalamiento adulto de la juventud como “inmadurez”.

Sin embargo, al principio a este gran escenario le faltaban voces femeninas, muy a pesar del gran papel que tuvieron personajes como Gloria Ríos, nada más y nada menos que la primera persona en grabar rocanrol en español en México, en los años cincuenta o Margarita Bauche, quien se caracterizó por sus canciones de protesta contra la censura en los sesenta.

¿Misoginia en el rock?

Si bien es cierto que desde Avándaro quedó claro que la sexualidad no sería más un tema monopolizado por sacerdotes y padres de familia, tampoco fue la tierra prometida para la liberación sexual o una sentencia a muerte al machismo.
Todavía hoy podríamos sacar cualquier tema de Molotov al azar y acusarlo de promover violencia en la pareja, pero otro fruto de los años sesenta y el rock, fue la apertura a hablar de casi cualquier tema que causara escozor a las buenas conciencias.

Fue así que, por ejemplo el movimiento rupestre habló lo mismo de la delincuencia fruto de la desesperación (Buscando trabajo de Rockdrigo), que a la vida en la calle (“Muñequita sintética”).

Paralelamente se perfilaron propuestas tan ambiciosas como las de Nina Galindo o Cecilia Toussaint, algunas veces interpretando voces masculinas y otras, hablando naturalmente del placer sexual y la infidelidad.

¿Qué cambió?

El movimiento rupestre y el rock urbano fueron reflejo de los problemas de la ciudad y una incumplida promesa de igualdad y modernización, por lo que a partir de estas generaciones se edificaron nuevas que hablaban desde la pluralidad de voces que habitan una misma urbe: la diversidad sexual, la falta de oportunidades, y la discusión de los derechos indígenas.

Pero para entonces la mujer ya formaba parte de la vida pública dirigiendo universidades, discutiendo en la ONU frente a mandatarios y particularmente en México, el feminismo echaba raíces más profundas, luego de solidarizarse con las trabajadoras afectadas por el terremoto de 1985, creando el Comité Feminista de Solidaridad.

Es así que en los años 90 Rita Guerrero de Santa Sabina tuvo un papel conciliador desde la música hacia lo social, exigiendo a las autoridades justicia para las comunidades indígenas, pese a que las letras de sus canciones no fueran tan contestarías, como en los dosmiles las de grupos como Las Ultrasónicas o con la misma sensualidad de Ely Guerra.

Por: Isela Mendez

Publicado: 28/9/2018 | Si te gusta, comparte

¿Qué te pareció la nota?

           

Comentarios

OTRAS PUBLICACIONES DE CHICAS ROCKERS

SOBRE CHICASROCKERS.COM

Somos un espacio que promueve contenido orientado a las mujeres que le gusta el rock, pero también temas relacionados a la música y el entretenimiento.

REDES SOCIALES

TWITTER: @chicasrockers
FACEBOOK: ChicasRockerasMX

Si quieres un espacio para expresar tus ideas, escribe a contacto@chicasrockeras.com